Tipos de Inflamación

Inflamación aguda

Los signos clásicos de la inflamación aguda (signos cardinales) rubor, calor, dolor, tumor y pérdida de la función.

Rubor. El aspecto rojizo de una parte inflamada es debido a un incremento del aporte de sangre, consiguiente a la dilatación vascular.

Calor. Se debe al aumento del suministro sanguíneo y también, posiblemente, a un incremento de la actividad metabólica en la zona afectada.

Dolor. Es una manifestación de las lesiones inflamatorias, tanto superficiales como profundas, producida a través de la estimulación de los terminales nerviosos de la parte expuesta; los impulsos son trasmitidos por los nervios somáticos desde los tejidos superficiales y a través delsistema nervioso autonómico cuando el origen está en estructuras profundas.

Tumor. La hinchazón de una zona inflamada es debida al incremento de vascularidad y a la acumulación de líquido en la parte dañada.

Perdida de función:  más que una pérdida es una perturbación en la función. Por ejemplo, en la miocarditis reumática aguda puede producirse la dilatación del corazón con el fallo consiguiente, la hipermotilidad del intestino en la enteritis que se manifiesta por diarrea, etc.

Los cambios que se producen tras la lesión tisular se deben a tres procesos:

1. Cambios en el flujo y calibre vascular, que hacen que aumente el flujo sanguíneo

2. Cambios estructurales en los vasos sanguíneos que aumentan la permeabilidad vascular e inducen la formación de exudado inflamatorio

3. Paso de los leucocitos del espacio vascular al extravascular alcanzando así el foco de las lesiones.

El resultado de todo ello es el acúmulo de un fluido rico en proteínas, fibrina y leucocitos.

En los primeros 10-15 minutos se produce una hiperhemia por dilatación de arteriolas y vénulas y apertura de los vasos de pequeño calibre. Tras esta fase aumenta la viscosidad de la sangre, lo que reduce la velocidad del flujo sanguíneo. Al disminuir la presión hidrostática en los capilares, la presión osmótica del plasma aumenta, y en consecuencia un líquido rico en proteínas sale de los vasos sanguíneos originando el exudado inflamatorio. 

Inflamación crónica

Si la inflamación dura semanas o meses se considera crónica, y tiene dos características importantes:

1.  El infiltrado celular está compuesto sobre todo por macrófagos, linfocitos y células plasmáticas

2. La reacción inflamatoria es más productiva que exudativa, es decir, que la formación de tejido fibroso prevalece sobre el exudado de líquidos.

La inflamación crónica puede producirse por diversas causas:

a) progresión de una inflamación aguda

b) episodios recurrentes de inflamación aguda

c) inflamación crónica desde el comienzo asociada frecuentemente a infecciones intracelulares (tuberculosis, lepra, etc).

Microscópicamente la inflamación crónica se caracteriza por la presencia de macrófagos y sus derivados (células epitelioides y gigantes), linfocitos, células plasmáticas, neutrófilos, eosinófilos y fibroblastos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: